María G. Navarro

Predicciones intencionales

In Daniel Dennett, Epistemological Sources, Folk psychology, José A. López Cerezo on 13 November, 2013 at 0:36

José A. López Cerezo publicó en 1989 uno de los artículos más estimulantes que he leído sobre el significado del término ‘psicología popular’ o psicología del sentido común. ‘El caso contra la psicología popular’ es un artículo en el que se hace hincapié en la posibilidad de preservar la plausibilidad (de la teoría) de la psicología del sentido común de cualesquiera resultados obtenidos en la investigación empírica (e.g., cómo es el sistema nervioso central, cuál es su estructura, cómo definir las capacidades cognitivas, etc.).

“Una parte importante de nuestra socialización consiste en el aprendizaje de un buen número de generalizaciones sobre el papel causal de los estados mentales; un aprendizaje que se prolonga hasta la vejez, delimitando el alcance y las condiciones de uso de dichas generalizaciones.” (López Cerezo, 1989, p.229).

Que dicho aprendizaje adquiere el rango de teoría (popular) acerca de la psicología del sentido común es un hecho que viene determinado por la producción de generalizaciones que dicha teoría parece permitirnos establecer entre aspectos tan dispares como circunstancias en general, estados mentales, o conductas. Las relaciones de causación típica que dicha psicología popular postula están ligadas a estados psicológicos internos; pero las leyes y principios que habrían de gobernar dichas relaciones de causación se consideran implícitas y, a mi modo de ver, se presentan la mayor de las veces de manera imprecisa.

El artículo es relevante por distintos motivos pero, a mi modo de ver, hay dos fundamentales: en primer lugar, el trabajo destaca por su interpretación del instrumentalismo de Daniel Dennett sobre este tema quien, en contra de Stich o los Churchland, considera que la investigación sobre la denominada psicología popular tiene más futuro del que aquellos le auguraron. Y, además, porque expone las razones por las que dicha psicología no podría ser falsada por los desarrollos (experimentales) de cualquier forma de psicología científica.

López Cerezo apoya una de las ideas centrales de Dennett en torno a (las funciones teóricas de) la psicología popular, a saber, nuestra imagen como agentes sería de difícil representación sin asumir su relación con alguna clase de psicología popular. Es importante señalar que, al quedar definida dicha teoría como un  entramado de creencias ordinarias con la que creemos poder explicar, predecir y comprender la conducta humana – fundamentalmente en términos de deseos y creencias-, la psicología popular hace referencia a entidades inobservables. Este aspecto es fundamental no sólo como argumento a favor de la utilidad de postular una teoría de esta naturaleza sino por la relación de coordinación que mantiene este argumento con uno segundo, en el que el autor libera a dicha teoría de hipotéticas exigencias falsacionistas. Las adscripciones de los estados mentales no se corresponderían propiamente con hechos sino con un tipo específico de instancias destinadas al cálculo predictivo.

“Y, si esto es así, entonces las idealizaciones heurísticas del sentido común tendrían que evaluarse por el éxito o no de las predicciones intencionales a las que conducen, no por la verdad o falsedad de una descripción de la realidad que no realizan.” (López Cerezo, 1989, p.235).

La postura del autor puede describirse como instrumentalista. Frente a los eliminativismos, para López Cerezo parece prevalecer la idea de que somos en definitiva seres, o incluso organismos, cuyos sistemas de creencias producen creencias simples, i.e. no-triviales, que gozan de una cierta dimensión explicativa. Y es en este punto donde el autor expone con más claridad un aspecto esencial  del segundo argumento: solo al analizar el tipo de causación que caracteriza a dicha teoría, nos damos cuenta de que el instrumentalismo no es una posición que pueda desvincularse o liberarse del éxito evolutivo que puede predicarse de la psicología popular. ¿Por qué? Si analizamos el patrón de causación popular y lo comparamos con el patrón de causación real, observamos que, en el primer caso, la predicción con éxito no se corresponde necesariamente con un enunciado predictivo (verdadero o falso) que dé razones de por qué algo puede ocurrir sino que basta con que sea útil o inútil. Este tipo de suposiciones existenciales (utilizadas, en algunos casos, con una finalidad predictiva y, en otros, explicativa) se adapta a las necesidades de la vida cotidiana de manera ciertamente vaga pero no por ello inútil o no conveniente.

Referencias

ResearchBlogging.org

José A. López Cerezo (1989). ‘El caso contra la psicología popular’ Cognitiva 2(3), 227-242.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: